Seleccionar página

La Plusvalía Municipal es un impuesto omnipresente en toda transmisión de un inmueble urbano (solar, chalet, piso, parking, local, nave, etc.) y por cualquier título (venta, donación, herencia, permuta, etc.) y lo que trata de gravar es el Incremento de Valor del TERRENO durante el tiempo en que se ha sido propietario. El problema es que la normativa (el precepto de la Ley Haciendas Locales que regula la base imponible) supone que siempre existe incremento (incremento mayor cuanto más años hayan transcurrido) y obliga a tributar, incluso cuando realmente haya perdido valor, y esa normativa no permite acreditar esa pérdida de valor.

Pues bien, el Tribunal Constitucional rechaza tajantemente esa tributación en transmisiones con pérdidas.

Únicamente NO habrá que pagar Plusvalía Municipal, o se podrá solicitar la devolución de la Plusvalía pagada, en los supuestos en que el interesado pueda probar la existencia de una pérdida. El TS aclara que para acreditar que no ha existido la plusvalía gravada por el IIVTNU “podrá el sujeto pasivo ofrecer cualquier principio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla” (como es, por ejemplo, la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión que se refleja en las correspondientes escrituras públicas); y que “aportada por el obligado tributario la prueba de que el terreno no ha aumentado de valor, deberá ser la Administración la que pruebe en contra de dichas pretensiones para poder aplicar los preceptos del TRLHL que el fallo de la STC 59/2017 ha dejado en vigor en caso de plusvalía”.

¿RECLAMAR O NO RECLAMAR?

En los últimos años se han formalizado miles de transmisiones con pérdidas (según TINSA unas 550.000)  por las que se ha pagado Plusvalía Municipal a los correspondientes Ayuntamientos. En ocasiones se han pagado sumas muy elevadas, tanto por ventas con pérdida, como por herencias o donaciones en las que no se había producido incremento de valor entre la fecha de adquisición y la de transmisión. De hecho, en aquellas Comunidades Autónomas que han reducido el Impuesto Sucesiones y Donaciones en transmisiones entre familiares directos es habitual que se termine pagando mucho más por Plusvalía Municipal.

El Tribunal Supremo ha considerado que para acreditar que no ha existido la plusvalía gravada por el IIVTNU “podrá el sujeto pasivo ofrecer cualquier principio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla” (como es, por ejemplo, la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión que se refleja en las correspondientes escrituras públicas); y que “aportada por el obligado tributario la prueba de que el terreno no ha aumentado de valor, deberá ser la Administración la que pruebe en contra de dichas pretensiones ……” 

Si la Plusvalía se pagó presentando una AUTOLIQUIDACIÓN ante el Ayuntamiento (porque así lo establecía la correspondiente Ordenanza Municipal) se puede reclamar la devolución si no han transcurrido más de 4 AÑOS. Este plazo se computa desde que finalizó el plazo para presentar esa autoliquidación (30 días hábiles en transmisiones “inter vivos”, por ejemplo una compraventa, o 6 meses en caso de herencia) o bien desde el pago, si se realizó fuera de aquel plazo.

Si usted pagó la plusvalía municipal y tiene dudas contacte con nosotros, atención jurídica 24 horas, tlf 605680544.

 

WhatsApp chat